Visitas al blog:

martes, 17 de enero de 2017

Dibufirma de Agde.

Hola navegantes.

De Sète volvimos al Etang de Thau bajo una especie de diluvio universal donde venía agua de arriba, de abajo, de la derecha, de la izquierda,  y de algunas direcciones intermedias, con rayos y truenos, ¡en julio!. Esta vez lo hicimos por la ruta "buena" esperando disciplinadamente la apertura de los puentes. Pero aquella meteorología invernal nos impidió deleitarnos en los rincones del Etang y bucear en la esquina que llevaba marcada desde Santander para ver caballitos de mar. Estaba anunciado otra vez un golpe de mistral, y con más de fuerza 3 está prohibido navegar en el Etang, y queríamos llegar al Canal de Midi antes de que se presentara.



Embocamos el Canal de Midi recordando todo lo bonito que vivimos en la vuelta a España en ese curso pacífico de agua y llegamos a Agde y su famosa esclusa redonda. La recta antes de la esclusa era un paisaje de los de dejarte sin palabras, un plano de agua quieto como un espejismo, las orillas consolidadas con estacas de madera, praderas y bosques a pocos metros de la orilla, y de cuando en cuando un pequeño embarcadero para descansar.

La esclusa redonda, única en el canal, permite a los barcos girar sobre sí mismos para tomar una sus tres compuertas. Una es la de entrada por el canal del que veníamos nosotros, otra para seguir el Canal de Midi, con unos horarios muy laxos y a demanda de los navegantes, y otra para descender al río Hérault. Ésta tiene unos horarios más restrictivos, sólo se abre a ciertas horas y para determinados barcos. Las peniches de alquiler no están autorizadas a bajar al río; bastante que les dejan manejarlas sin ningún título ni experiencia para que encima pudieran salir al río y por él al mar. El interior del vaso de la esclusa es redondo y de ahí su nombre.


Ver entrada del 23 de julio.

sábado, 14 de enero de 2017

Dibufirma de Sète.

Retomo aquí las dibufirmas de los puertos donde recalamos en la navegación a la Isla de Elba este verano. El último fue Palavas-Les-Quatre-Canaux. De allí fuimos al Etang de Thau y a la ciudad de Sète, que es como una Venecia llena de canales. Allí vivimos curiosamente uno de los momentos más apurados del viaje, ¡quién lo diría!. Parece que los sitios anunciados malos te los esperas y vas preparado, pero en los sitios aparentemente tranquilos relajas la vigilancia y es donde todo se te lía. Nos pasó igual en la vuelta a España, en que después de haber recorrido las aguas bravísimas de Portugal sin incidentes, casi se consuma lo peor en una esclusa del Canal de Midi.

El caso es que confundimos el recorrido hacia el “Puerto Viejo” de Sète y Ana y yo embocamos un estrecho canal con forma de embudo, que cada vez se iba haciendo más angosto y al final no nos dejaba espacio para girar. Nos fuimos acercando al 3º, 4º y 5º puentes, que fueron de infarto, pues sólo tenían dos metros sobre el agua. No eran levadizos, y alguno de ellos era una simple vigueta de hormigón tendida de una orilla a otra. Yo sostenía la antena de la radio doblada para que no se rompiera y la mano me rozaba con el puente. Veía pegando a mi sombrero las canalizaciones del agua y la luz atornilladas al techo del puente, y dirigía el timón para que la mano no me raspara con ellas porque ese centímetro podía ser el definitivo para salir con un dedo menos. Una simple olita y no habríamos salido, incrustados de abajo a arriba en el hormigón. Y menos mal que no había llovido, porque cuando llueve mucho el Étang de Thau desagua al Mediterráneo a través de los canales de Sète, la corriente puede alcanzar los 2-4 nudos, y al ir el agua crecida la altura bajo los puentes es menor. La gente nos miraba alucinada, y en el último puente un sintecho que estaba acostado debajo nos hizo un gesto con la mano como diciendo “por los pelos”. Salimos de la ratonera con el corazón como un pájaro que se quisiera escapar de la jaula, asustados de lo que habíamos hecho y con la sensación de que de allí podíamos haber ido directos al orfelinato, con el Corto Maltés decapitado. Tomamos buena nota para cuando tuviéramos que volver al Étang de Thau no afrontar el laberinto de canales tan a la ligera.


 Este es el puente y por ahí debajo pasamos con el Corto Maltés, os lo prometo:



Ver entradas del 21 de julio.

miércoles, 11 de enero de 2017

Nuevo vídeo de Nacho López-Dóriga de la navegación a Elba.

 Es de la etapa de Sestri Levante a Vernaza, por la costa llamada "Le Cinque Terre" (“Las Cinco Tierras”) una región italiana muy típica y turística, que además es Reserva Marina con sus normas específicas de navegación. Se llama así porque históricamente incluía cinco poblados tan remotos que sólo se podía acceder a ellos por mar o a pie por la montaña. Actualmente es famosa por sus cultivos en terrazas y sus pueblos pintorescos colgados de las cornisas sobre el mar. Lo malo es que la erosión está acabando con las tierras cultivables, hasta el punto que el gobierno cede terrenos gratuitamente a quien se comprometa a rehacer las terrazas y cultivar según los métodos tradicionales, principalmente limones, albahaca y vides para producir un vino dulce típico de allí, el Sciacchetra. Vernazza es uno de los dos únicos puertos de Le Cinque Terre.

Nos acercamos al puerto temerosos de lo que encontraríamos dentro, pues es enano y en una boya justo antes de la punta del espigón decía que apagaras el motor (¡!). Suponemos que sería una advertencia para las barcas locales que además llevan remos, porque había una playita en el interior y el espacio era tan pequeño (80 metros de lado a lado) que los bañistas nadaban entre los barcos fondeados. Pero nosotros sin vela y sin motor no podíamos entrar allí, o sea que lo hicimos a motor pero al ralentí y prácticamente parados. Llamamos reiteradamente a los amarradores por el canal 16 y otros pero nadie contestaba, y aunque pasamos allí el resto del día y toda la noche no apareció nadie a controlarnos o decirnos algo. Es posible que en temporada baja nadie se encargue de los barcos de tránsito y que ni siquiera haya “amarradores”, no lo sabremos. El caso es que nos quedamos en el pueblo más bonito de la región y uno de los dos únicos con un puerto accesible. Una maravilla y según la Guía Imray, que no suele ser muy pródiga en descripciones poéticas, “una gema de Le Cinque Terre”.

https://youtu.be/shGfodNfcCA

También podéis ver los demás vídeos en el blog del Savreh, el velero de Nacho:

http://savreh.blogspot.com.es/





¡Qué añoranzas del verano!.

martes, 10 de enero de 2017

Carpe Diem en Laredo.

Hola navegantes.

Un grupo de navegantes y médicos de Laredo quieren organizar la actividad de vela con niños enfermos "Carpe Diem", y para conocernos y tener un primer contacto vamos a reunirnos el sábado 21 de enero. Será en el Club Náutico de Laredo a las 12 horas. Presentaré unas fotos de la actividad durante estos últimos 14 años en Santander, y luego intentaremos concretar la organización en Laredo para este verano. Los médicos y navegantes que estén interesados en conocer la actividad pueden acudir, la entrada es libre y estaremos encantados de recibirlos. También os agradezco que lo difundáis entre vuestros conocidos que puedan estar interesados.


domingo, 8 de enero de 2017

La vuelta al mundo en 5,6 metros.

Pues sí, esas cosas se hacían en los años 70. Una pareja anglo-suiza dio la vuelta al mundo en 8 años, en un barquito más pequeño que el Corto Maltés, con el que nosotros dimos la vuelta a España:


 El Atlántico, el Canal de Panamá, el Pacífico, Norte de Australia, el Indico, el Canal de Suez, el Mediterráneo y volver a Inglaterra por el Canal de Midi, llegando a su puerto de partida como nuevos:


En Australia pasaron un año y medio trabajando para ahorrar, y en un viaje oficial del Príncipe de Inglaterra recibieron su visita, y para que viera el barco a flote con más comodidad le metieron, con velas y todo, en una piscina:


Por desgracia, y como suele pasar, al volver a tierra firme terminaron separándose. El amor sufre mucho en las navegaciones largas, encerrados tanto tiempo en la misma caja de cerillas. Uno de los motivos peores de discusión era cuando les faltaba el tabaco, y él, lógicamente, murió de cáncer de pulmón a los 55 años, porque la nicotina y el alquitrán no respetan ni a los superhéroes. El barco, y el libro donde lo cuentan, se llama "SHRIMPY", algo así como "quisquilla". 

sábado, 7 de enero de 2017

Dibucarta de Corto Maltés en Word.

Hola grumetillos. Este es mi regalo de Reyes. Animo y a leerla.


viernes, 6 de enero de 2017

Dibufirma del FRICCO.

Es el barco de dos hermanos franceses que me han contactado porque quieren dar la vuelta a España como la dimos Luis Espejo y yo en 2012: costeando por el Cantábrico hasta Galicia, descender Portugal, hacer el Mediterráneo y volver por el Canal de Midi. El barco es un Armagnac, velero de 8,5 metros, un poco más grande que el Corto Maltés pero que entra en la categoría de veleros "pequeños":


Piensan salir en mayo o junio de 2017. Cuando se vaya concretando os daré su blog para que podáis seguirlos. Su filosofía es la misma: ir costeando poco a poco, porque lo que cuenta en un “viaje” es el disfrute de lo que pasa por el camino, lo que implica ir sin prisa para dar tiempo a que ocurran cosas y a conocer a las personas. Lo contrario es un “desplazamiento” (o un “porte” como se dice en náutica cuando se lleva un barco de un puerto a otro) en que sólo cuenta alcanzar el punto de destino cuanto antes. Costeando te ves obligado a meterte en puertos inesperados (donde te obliga la hora o la meteorología) y con un barco pequeño puedes hacerlo en casi todos los sitios. Eso genera muchas interacciones con los habitantes y te hace conocer sitios inesperados, esos que no vienen en los folletos y al final son tan maravillosos, y vivir anécdotas curiosas, esas que son la miel de la vida.

Les deseo la mejor suerte del mundo y que se confirme que lo que hicimos Luis y yo no fue un golpe de fortuna, una jugada de dados que salió bien por casualidad, sino que puede hacerse con cualquier barco y a cualquier edad (ellos tienen 60 y 71 años) siempre que vayas con tiempo y navegues con prudencia. ¡Animo Fricco!.

lunes, 2 de enero de 2017

Dibucarta de Rasputín en Word.

Grumetillos, esta es difícil y como además no tiene original, vale dos puntos. Animo.


Aprovecho para recordar la oferta de la editorial ExLibric hasta del día 6 de enero: "Por la compra de cada libro en papel a través de la web, elige el Ebook que más te guste, añádelo al Carro y el Ebook es tuyo totalmente GRATUITO". Se puede acceder a través de la columna derecha del blog. Un saludo

sábado, 31 de diciembre de 2016

viernes, 30 de diciembre de 2016

"Nuestro" hombre al agua de Saint-Tropez cuenta su historia.

Hola navegantes.

Volviendo de la isla de Elba en el Corto Maltés, a la altura del Golfo de Saint Tropez vivimos de cerca las desventuras de un hombre al agua. Ocurrió el 28 de junio y lo conté en la entrada del blog del 29 de junio. Era un hombre que se cayó, sin chaleco, al coger agua con un cubo, que le arrastró. Se lo había atado a la muñeca para no perder el cubo,  y casi pierde la vida. Pues ahora ha contado su desventura en el número de enero de la revista Voiles et Voiliers, que os reproduzco para los que sepáis francés.

La que creíamos que había intervenido por la radio, su mujer, resultó ser en realidad su nieto, con el que venía desde Italia. Un joven de 16 años que es el que salvó la vida de su abuelo, de 72 años, pese a su inexperiencia. Impresionante y digno de leerlo para aprender algo de prudencia en el barco.  Yendo con piloto automático y en la práctica solo (el nieto había ido a su camarote a echar una siesta y llevaba los cascos puestos) se le ocurre coger agua con un cubo para baldear la cubierta, sin reducir la velocidad y amarrándose el cabo a la muñeca para no perder el cubo con el tirón!. El náufrago se desgañitó chillando pero el chico no le oyó. Aguantó en el agua gracias a que no estaba fría (no murió de hipotermia, lo más habitual) y a que utilizó el cubo, boca abajo, como reserva de flotabilidad hasta que fue rescatado. Un milagro que saliera todo bien.

Para evitar este accidente tan típico mis costumbre en el Corto Maltés son:

  1. Avisar al compañero siempre que se va a hacer algo con riesgo de caida al agua, lo que incluye cualquier desplazamiento a la proa y coger agua con el cubo.
  2. Para coger agua, reducir la velocidad.
  3. Atar el extremo del cabo que sujeta el cubo al barco, no a la mano.
  4. Llevar siempre por la popa un cabo o "línea de vida" arrastrando. El Corto Maltés tiene ya miles de millas en la estela y todas las he hecho con un cabito arrastrando por la popa. Es de nylon para que flote y no se trabe en la hélice, y tiene un nudo cada metro más o menos, para que no se te escurra de la mano. Hemos probado varias veces que es posible agarrarse a él y remontarlo, nudo a nudo, hasta llegar a la escalera de popa. Por supuesto la escalera, que va plegada hacia arriba, tiene un mecanismo para poder destrabarla desde el agua.
A veces me han dicho que ese cabo debe frenar el barco, pero si lo hace es despreciable. En el GPS de a bordo no se nota. Y hay otros dispositivos de arrastre, como los hidrogeneradores o las colas del fueraborda, que se ha calculado que frenan al barco sólo unas tres décimas de nudo. Si un hidrogenerador le frena eso, un cabito arrastrando por la superficie lo hará unas centésimos de nudo, algo despreciable en una travesía.








jueves, 29 de diciembre de 2016

Carpe Diem, en el balance del año sanitario.

Hola navegantes.

El Diario Montañés ha publicado su balance del año sanitario 2016 y entre los 40 protagonistas han incluido nuestra actividad de vela solidaria (foto 27). Siento que a los periodistas de Santander les guste tanto personalizar y sólo me citen a mí, pero que quede claro que yo simpre lo cuento en plural, en nombre de los 85 médicos y capitanes que ya han colaborado. Podéis verlo aquí:

http://www.eldiariomontanes.es/fotos/cantabria-conocimiento/201612/24/sano-cantabria-21923370698-mm.html

Es para que estemos todos orgullosos.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Nuevo vídeo de nuestra navegación a Elba: Génova-Sestri Levante


Hola navegantes. Nacho ha editado otro de los vídeos que fue grabando durante nuestra navegación a la isla de Elba. Aquí está:

https://www.youtube.com/watch?v=wSjbe08MeS0

viernes, 23 de diciembre de 2016

El ebook gratis al comprar uno en papel.

La editorial ExLibric me ha comunicado esta otra oferta para Navidad:

"Por la compra de cada libro en papel a través de la web, elige el Ebook que más te guste, añádelo al Carro y el Ebook es tuyo totalmente GRATUITO".

Podéis acceder a través de la columna derecha del blog. La oferta es válida desde mañana día 24 hasta el 6 de enero. Un saludo y felices fiestas.



jueves, 22 de diciembre de 2016

Desarrollar el ingenio.

Claro, teniendo un barco pequeño hace mucha falta. Para la navegación el año pasado a Bretaña conseguí embarcar dos bicis en el Corto Maltés, un velero de menos de siete metros de eslora. Estuve encantado con el logro y nos facilitó mucho los desembarcos y la intendencia. Pero este verano en la navegación a la Isla de Elba se nos rompió la que llamábamos "la bici grande". Aunque en realidad era pequeña (una plegable "Easy bike 3") era bastante mayor que la que llamamos "la bici pequeña", una "Boomerang 13,7". Pesaba cerca de 15 Kg y manejarla con una mano para bajarla y subirla del barco se estaba convirtiendo en el decimotercer trabajo de Hércules.

Por eso para renovarla intenté conseguir otra como la "pequeña", pero ya no se fabrica y está descatalogada. Y me ha costado más de 4 meses conseguir una de segunda mano. Pero lo hice, y el problema es que ahora ninguna de las dos tiene transportín, algo imprescindible para cargar con los depósitos de gasolina para el fueraborda, que es uno de los principales usos de la bici en los viajes porque las gasolineras a veces están muy lejos de los puertos. Pues aquí veis la solución:


Parece una Mobylette de "regreso al futuro" pero funciona. Incluso va mejor que en un transportín, porque esta minibici tiene el centro de gravedad muy atrás, y en cuanto cargas peso detrás del asiento (simplemente llevando una mochila en la espalda) se levanta la rueda delantera del suelo.

Y no me resisto a poner esta foto de la vuelta a España, cuando coincidimos en Cascais con una concentración de Harley-Davidson de toda Europa. La ciudad estaba literalmente tomada por las motos, y aquello era un estruendo del conocido sonido ronco de las Harley aderezado con una invasión de moteros uniformados con las cazadoras negras, los cinturones, los sombreros vaqueros, los flecos de la ropa, las calaveras, etc. Yo me paseé con la bici entre las motazas al volver de cargar gasolina , y mi imagen con aquella bici plegable y dos bidones en el transportín fue más fotografiada que toda las Harley juntas. Es que se partían al verme con la Harley-Torrotson. Una de las escalas más divertidas de la vuelta a España.



miércoles, 21 de diciembre de 2016

AMARA agrupa a padres de niños con cáncer de Cantabria.

La consejera de Sanidad recibe a la presidenta de AMARA, la asociación de reciente creación que agrupa a padres de niños con cáncer.

  Santander- 20.12.2016

  La consejera de Sanidad, María Luisa Real, ha recibido a la presidenta de AMARA, Esther Silván, quien ha hecho la presentación de este colectivo de creación reciente en Cantabria que agrupa a padres y madres de niños con cáncer.
  Entre sus objetivos primordiales tiene el de mejorar la calidad de vida de los niños que padecen esta enfermedad, tratando de lograr la normalización de su vida diaria, y la de sus familias.
  Tal y como ha relatado Silván, que ha estado acompañada por la coordinadora de la asociación, Noelia Palacio, las personas que han dado el paso hacia la constitución de AMARA lo han hecho al ser conscientes de la desprotección que estos niños diagnosticados de cáncer, y sus padres, sienten ante los problemas psicológicos, sociales y educativos que la enfermedad acarrea.
  Por ello, consideran prioritario un apoyo psicológico especializado en oncología, un servicio al que aspiran poder contar desde la propia asociación y al que puedan tener acceso los pacientes en edad pediátrica diagnosticados en Cantabria, alrededor de 15 nuevos casos al año, e ingresados en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV).
  En la actualidad, y a pesar de haber nacido este mismo año de 2016, AMARA Cantabria cuenta con un núcleo de familias afectadas que, en número aproximado de cincuenta, trabajan con esas metas y en estrecho contacto con el HUMV.
  En esta presentación ante la consejera de Sanidad Esther Silván, además de explicar los objetivos generales y los más concretos, ha expuesto algunas sugerencias fruto de la experiencia de quienes han atravesado o atraviesan la difícil situación de vivir la enfermedad como padres.
  María Luisa Real ha agradecido las aportaciones de AMARA y ha asegurado que la su departamento las tendrá muy en cuenta para llevarlas a efecto cuando sea posible, ya que es también voluntad de la Consejería de Sanidad mejorar la calidad de vida de todos los pacientes y su entorno.

martes, 20 de diciembre de 2016

Entre tanta ciencia...

Pues sí, me hace raro ese espacio para explicar un proyecto de vela solidaria entre tanta ciencia, pero es para que estemos orgullosos todos los que colaboramos. Hablaré en nombre de los 85 médicos, enfermeras y capitanes que habéis colaborado en estos 14 años. Trataré de "fichar" a alguno de los Residentes para el año que viene, y agradezco al Dr. Lino Alvarez Granda, Jefe del Servicio de Pediatría de Valdecilla, esta oportunidad de dar a conocer la actividad Carpe Diem a los futuros pediatras.

Por cierto, después de haber cuajado la iniciativa en Getxo, estoy en contacto con un grupo de capitanes que quieren intentarlo en Laredo. ¡Suerte para ellos!.



lunes, 19 de diciembre de 2016

sábado, 17 de diciembre de 2016

Dibufirma de Palavas-Les-Quatre-Canaux.

Hola navegantes.

Nuestra siguiente escala fue Palavas-Les-Quatre-Canaux, a medio camino de Sète. Nos quedamos en el Río Lez, que cruza el canal,  abarloados a una peniche abandonada de nombre "Icarus" y detrás de otra habitada de la que salió una mujer a saludarnos. Nos confirmo lo que ya se veía, que aquellas peniches nunca navegaban. Estaban casi todas apoyadas en la basa pringosa del fondo en una orilla que no tendría ni 30 cm de profundidad. Nosotros estábamos en la segunda fila, por lo tanto más cerca de la mitad del cauce, y cuando entraba una olita el quillote (70 cm) tocaba en el fondo. Se había comenzado hace años el dragado del río Lez pero se acabó el presupuesto y no llegó a donde estábamos nosotros. A nuestra vecina no le preocupaba pues usaba la peniche únicamente como vivienda, y si es así casi es mejor estar pegado al fondo, ya que no se mueve con las olas.

Llamé a la capitanía y me dijeron que como no podía quedarme dentro del puerto (lo habíamos intentado y tocábamos el fondo) tenían sitio un poco más río abajo de donde nos encontrábamos. Para darnos el mismo servicio que la vieja gabarra “Ícarus” preferimos quedarnos donde estábamos, que era gratis y nos evitábamos la maniobra. Sólo había que tener cuidado al embarcar y desembarcar, porque teníamos que pasar a través de aquel mecano de óxido procurando no cortarnos. Para comprar hielo nos remitieron a un sitio que interpretamos que era una fábrica de hielo, y después de hablar un rato con el empleado resultó que era una fábrica de frigoríficos. Eso no nos servía, y tuvimos que continuar hasta una estación de servicio de los alrededores, a la que llegamos por el arcén de una autopista.

Ver entrada del 19 de julio.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Descuento en "Carpe Diem" y "La sonrisa de Mikel".

Con motivo de la presentación de la actividad de vela solidaria "Carpe Diem" a los Residentes de Pediatría del Hospital  Valdecilla, y también con motivo de la Navidad, la editorial ExLibric ofrece un  descuento del 10% en los libros citados. Os recuerdo que una parte de los beneficios son para la lucha contra el cáncer pediátrico. Para beneficiarse del descuento hay que entrar al libro elegido en la columna derecha del blog, y cuando se vaya a pagar introducir en la casilla "cupones" estas claves:
  •  Para "Carpe Diem. Vela solidaria en Santander": #carpediem
  • Para "La sonrisa de Mikel": #lasonrisademikel
Al comprarlo vosotros también estais contribuyendo a esta causa.  Animaos a regalarlos en Navidad.



Dibufirma de Aigues-Mortes.

Hola navegantes.

De Saint-Gilles fuimos a Aigues-Mortes, una ciudad preciosa dentro de un recinto amurallado. La construyó el rey Luis IX de Francia (más conocido por "San Luis", otro modesto) en el siglo XIII en un terreno pantanoso. Aunque ahora parezca mentira, en aquella época Francia no tenía ningún puerto en el Mediterráneo, pues hacia el Este pertenecía al Imperio Germánico y hacia el Oeste a Aragón. Hubo que construir el canal de acceso y proteger su entrada. La muralla tiene 9 puertas y muchas torres, todas perfectamente conservadas.



En el muelle nos sorprendió ver que algunas vedettes se amarraban a una pared de tablestacas sin interponer defensas, algo inaudito para mí. Imagino que en ese puerto tan protegido, donde no entran las olas, uno puede confiarse. Pero yo no lo haría, siempre hay alguna motora que pasa deprisa levantándolas con su estela, y en ese caso el casco de la vedette vería las estrellas.  



Ver entrada del 19 de julio.


lunes, 12 de diciembre de 2016

Dibufirma de Saint Gilles.

Hola navegantes.

Navegamos por el río Ródano, y luego por su afluente el Pequeño Ródano, hasta tomar el Canal del Ródano a Sète en la esclusa de Saint Gilles. 40 millas bajo la canícula y el motor aguantó. Seguimos adelante sobre un agua marrón y cenagosa, tan diferente del agua esmeralda del Mediterráneo. Era un canal con las orillas frondosas y algunos embarcaderos rústicos de madera, y cuando calculamos que estábamos ya a punto de llegar al pueblo nos quedamos en el último que vimos. Empezaban esas etapas maravillosas por los canales, en que podríamos quedarnos a dormir donde quisiéramos sin tener que sacar la billetera .

Fuimos a conocer el pueblo de Saint-Gilles y se lo tenían un poco creído. Su atraque para visitantes era un simple muelle de piedra al lado de una de las calles del pueblo donde había autocaravanas para aprovechar, como nosotros, un grifo que había a ras del suelo. Pues por dormir allí te cobraban 22 euros. En la oficina de turismo había 5 o 6 empleados para explicarte que en su pueblo las cosas a visitar ascendían a dos: el edificio del Ayuntamiento y una abadía del siglo XII. El edificio del Ayuntamiento era bueno para verle desde la acera de enfrente al pasar y para dar sombra. Y en la abadía, cuya mitad estaba en ruinas, por ver la escalera de caracol que subía a las ruinas de la torre, escalera de piedra que según ellos era única en el mundo, cobraban 3 euros, y por añadir la cripta donde yacía Saint-Gilles, su santo patrón, 5 euros. Una pasada. Creo que su alcalde estaba necesitado de viajar un poco.


Ver entrada del 17 de julio.

jueves, 8 de diciembre de 2016

Dibufirma de Port Saint-Louis du Rhône.

Hola navegantes.

De Port Miou fuimos a las  islas Frioul, donde estuvimos de nuevo retenidos dos días por el mistral y donde empezó a fallar seriamente el fueraborda. De allí  a Port Saint Louis du Rhône, el puerto más al Este que permite la entrada al canal de Midi. Está en un gran golfo, el Golfo de Fos, formado por los sedimentos del Ródano, como el Delta del Ebro. El Golfo en sí mismo es horrible, rodeado de industrias químicas y chimeneas. Se accede al puerto por un largo canal en el que están los astilleros donde quitaríamos el palo.  En el mismo puerto una gran esclusa da acceso al río Ródano, por el que queríamos acceder a los canales. Pues allí Murphy se cebó con nosotros, porque estuvimos 10 días buscando soluciones a la avería y pensando muy seriamente dar por terminado el viaje allí. Ana fue desde Santander con un fueraborda de repuesto desarmado en piezas en la maleta, y eso fue lo que nos salvó, pero ese puerto ya quedará para siempre ligado al jodido fueraborda. Por eso la dibufirma de este puerto no es un barco sino un recuerdo a modo de esquela para el desaprensivo.

Ver entradas del 6 al 16 de julio.

martes, 6 de diciembre de 2016

Dibufirma de Port Miou.

Hola navegantes.

Los días siguientes nos llevaron a las Islas Embiez (donde estuvimos dos días retenidos por el mistral) y Bendor, y de allí de nuevo al Continente a una zona de fiordos al Este de Marsella llamada “Les Calanques” (“Los Arroyos”) porque esos fiordos fueron excavados por ríos o torrentes que desembocaban en el mar. Tienen paredes verticales de más de 100 metros donde crecen los pinos en sitios inverosímiles. Muchas de las “Calanques” terminan en playas de arena y en todas se puede fondear sin meterse mucho hasta la orilla, en un agua cristalina.  La navegación está muy reglamentada. Por ejemplo están prohibidas para barcos de más de 20 metros. 

Port Miou es la más bonita, y su entrada es curiosa porque no te das cuenta que ahí hay una brecha en el acantilado hasta que estás casi dentro. Antiguamente hubo unas canteras de donde se extrajeron las piedras para la construcción del Canal de Suez y de muchos de los edificios de Marsella. Ya no se trabaja en ellas y han quedado como reliquias de los tiempos pasados, algo curioso que rompe la monotonía de las paredes, y para que los chicos a los que les falta un hervor impresionen a las chicas jugando a ver si se quedan tetrapléjicos o no al tirarse al agua desde las alturas. El fondo del fiordo está ocupado por dos larguísimos pantalanes, y al final de la cala, donde el mar queda encogido en un dedo de guante de 16 metros de ancho, desemboca un arroyo de agua dulce. Supongo que un lugar muy parecido al Paraíso.


Ve entradas del 2, 3 y 4 de julio.

domingo, 4 de diciembre de 2016

¿Algún famoso disponible?.

Hola navegantes.

Lo bueno de los famosos de verdad, no de los famosetes, es la facilidad con que atren financiación para las causas más diversas. Ellen McArthur es la mejor navegante de Inglaterra. Todavía es joven, pero cuando era jovencísima (19 años) dió la vuelta a su país como nosotros al nuestro en un velerito de poco más de seis metros. Luego se hizo profesional de las regatas oceánicas y entre otras cosas batió el record de la vuelta al mundo a vela en solitario en 2005. Al retirarse de la vida profesional regatera fundó el Ellen McArthur Cancer Trust, una fundación que enseña a navegar a vela a jóvenes de 8 a 24 años con cáncer, leucemia y otras enfermedades graves para ayudarles en su recuperación y a recuperar la confianza en sí mismos. ¿Os va sonando?. Pues ahora fijaos la noticia:




Traducción: "El trabajo de la fundación de la navegante, cuyo objetivo es devolver la confianza en sí mismos a jóvenes británicos de 8 a 24 años afectos de cáncer y favorecer su curación, ha sido lógicamente felicitado por Bénéteau, que le ha donado un Océanis 45 nuevo en el último salón náutico de Southampton. Especialmente equipado, este barco permitirá navegar a los jóvenes enfermos".

El Océanis 45 es este barco, de casi 14 metros de eslora:


Pues nada, lo que dije en el título. Y ahora hablando en serio, más información de la fundación en:

http://www.ellenmacarthurcancertrust.org/

Y cambiando de tema, el resumen de la presentación de ayer en Getxo. Después de contarles la navegación a Bretaña intercambiamos experiencias de nuestras navegaciones con los niños de oncología, que en Getxo empezaron este verano, y de las que están muy satisfechos y animados a repetir el año que viene. Suerte con ello:

http://itsasamezten.com/2016/12/03/santander-bretana-santander-en-el-corto-maltes-un-velero-de-6-metros-y-carpe-diem/

sábado, 3 de diciembre de 2016

REGALAR UN LIBRO EN NAVIDAD.

Vacaciones, frío y tiempo para leer... Si quieres regalar uno de los libros dedicado con una dibucarta escríbeme a alvarogaledo@gmail.com diciéndome el nombre de a quien se lo vas a regalar, y si tiene barco el nombre del barco para personalizar la dibucarta.

viernes, 2 de diciembre de 2016

A veces se navega así.

Hola navegantes.

Aunque os parezca mentira, es cierto, a veces se navega así. Una ola más grande que las demás o un despiste del timonel, y en vez de pasar nosotros por encima de la ola es ella la que pasa por encima de nosotros. El susto no es para describise.


Os recuerdo la presentación del libro de la navegación a Bretaña, mañana por la mañana en Getxo:



jueves, 1 de diciembre de 2016

Dibufirma de Carqueiranne.

Hola navegantes.

De Héliopolis fuimos a la isla de Port-Cros y de ella al Continente de nuevo, al puerto de Carqueiranne. Al pedir plaza por la radio lo primero que me preguntaron es cuánto calaba el velero, y a la entrada un cartel avisaba de que en todo el puerto la profundidad oscilaba entre 0,6 y 1,5 metros. Tampoco éste valía para veleros grandes. Nos quedamos inicialmente en el muelle de acogida y era de asustar por el poco calado, con unas piedras que velaban a pocos metros. Me propusieron cambiarme a uno del interior del puerto, donde el calado era aún menor y la hélice iba removiendo los lodos de fondo, lo que os dará una idea del escasísimo calado. Al llegar a la plaza vimos que la “pendille”, ese cabo que une al pantalán las amarras de popa , que entre un uso y otro descansa en el fondo, salía podrida de una basa negra, pringosa y maloliente,  llena de mejillones y conchas que nos herían las manos, y además su extremo estaba bloqueado. Amarramos nuestra popa a los barcos de al lado. Al día siguiente al marcharnos el capitán del puerto me sugirió que había visto mi maniobra de amarrar (siempre colocan a los visitantes en puestos que puedan controlar desde la capitanía) y que aunque no me había dicho nada por la hora, no era correcto amarrarse a otros barcos. Le dije que lo sabía, y que si tenían un libro de reclamaciones me lo dejara que quería dejar escrito lo que opinaba de sus pendilles. Se lo pensó mejor y le quitó hierro al asunto deseándome buen viaje. ¡Qué simpático!.

Ver entrada del 1 de julio.

martes, 29 de noviembre de 2016

Entrevista en "La casa de la palabra".

Es sobre la presentación del libro de la navegación a Bretaña y podéis escucharla aquí:

https://www.dropbox.com/s/roeoflih3asa6c5/record_161130-0903.mp3?dl=0

lunes, 28 de noviembre de 2016

Dibufirma de Héliopolis.

Hola navegantes.

Llegamos a Héliopolis, la isla compartida por los militares y la ciudad nudista, creyendo no poder visitarla. Pero preguntamos al patrón de una motora fondeada por la posibilidad de usar una de las boyas vacías frente al puertecito, y al ponerse de pie vimos que estaba con la desnudez del Pato Donald, en pelotas de cintura para abajo. Fue el primer espécimen que conocimos de Héliopolis y casi nos da la risa, porque debía tener dos hernias inguinales y sus testículos parecían los de un toro Miura, y por la altura le quedaban “naturalmente” apoyados en la regala. Nos dijo que podíamos quedarnos porque en esas fechas no las utilizaban, y allí nos quedamos hasta que nos dejaron entrar a puerto al atardecer, al irse la última vedette de pasajeros, y pasamos una velada interesantísima que ya os conté.



Ver entrada del 30 de junio.

viernes, 25 de noviembre de 2016

El Black Friday llegó a los libros.

ExLibric, la editorial de mis libros,  me informa que ha decidido aplicar estos descuentos:

· 25 al 27 de noviembre (BLACK FRIDAY) 5% de descuento + ENVÍO GRATIS en libro en papel. El código cupón es: #blackfridayex


· 28 de noviembre (CIBER MONDAY) 15% de descuento en Ebook. El código cupón es: #cibermondayex

Para aprovecharlos hay que entrar al libro que se quiere comprar, en la columna derecha del blog, y cuando se vaya a pagar introducir el código en la casilla "cupones".

Y para amenizar el día, una imagen de ayer de la bahía de Santander. Los días que ha llovido mucho el río Cubas arrastra tal cantidad de sedimentos que el color del agua es marrón, originando el curioso fenómeno de “la turbia” que estéticamente es precioso, aunque contribuye a la colmatación de la bahía. “La turbia” consiste en que el agua dulce de color marrón que procede del río no se mezcla con el agua salada y de color azul que ha entrado del mar, sino que quedan separadas por una línea que tarda varias mareas en difuminarse. Algo similar ocurre en el Amazonas donde confluye con su afluente el río Negro, cerca de Manaos, haciendo las aguas de dos colores un recorrido de más de cien kilómetros antes de mezclarse. En Santander y visto desde lejos, la bahía adquiere un aspecto bicolor extraordinario. Si se navega por la línea de separación se comprueba que la parte azul está limpia y la marrón asquerosa (de cerca no es tan bonito). La parte sucia lleva muchos animalillos (caracoles, babosas, grillos y otros insectos, etc.) arrastrados de los campos que recorre el río Cubas, y en la línea de intersección, al confluir el agua dulce con la salada, se generan remolinos que hacen aflorar a la superficie todos esos animalillos. Por este motivo los peces se sitúan en esa frontera para alimentarse, y a su vez las aves marinas suelen revolotear por encima para comérselos a ellos. En resumen, todo un espectáculo de vida que se disfruta mucho viéndolo de cerca. Pero por el fondo todo ese lodo se va depositando, contribuyendo a cegar los canales de navegación y a colmatar la bahía.


jueves, 24 de noviembre de 2016

Presentación del libro de la navegación a Bretaña en Getxo.

Hola navegantes.

La Asociación Vasca de Capitanes, Patrones y Navegantes ITSASAMEZTEN me ha invitado a presentar el libro en Euskadi, concretamente en Getxo. Un sitio muy oportuno por la extraordinaria acogida que siempre nos han dado, tanto en el viaje a Bretaña como en el de este verano a la Isla de Elba cuando tuvimos que reparar allí el accidente en el casco del Corto Maltés con el remolque.

En el libro “Santander-Bretaña-Santander en el Corto Maltés, un velero de 6 metros” cuento la navegación que durante 3 meses realizamos en el verano de 2015 a Bretaña, llena de anécdotas y de sitios maravillosos y poco conocidos, y en la que nos metimos además por cuatro ríos de la fachada atlántica de Francia. Será fácil deducir que no hace falta tener un barco grande para realizar largas y magníficas navegaciones.

Será en el edificio de la Cruz Roja del Mar (Calle Arriluce s/n), junto al puerto de Getxo, el sábado 3 de diciembre a las 11:30. Me encantaría que pudierais acudir, y si queréis que me ayudeis a difundirlo reenviándoselo a vuestros contactos que pudieran estar interesados en la navegación y los viajes de aventura. La imagen que sigue puede reenviarse por wasap. Gracias.


martes, 22 de noviembre de 2016

Dibufirma de Cogolin.

Hola navegantes.

De La Rague fuimos al Golfo de Saint-Tropez en una preciosa navegación veraniega. Por el camino tuvimos el episodio del hombre al agua que ya os conté. Aparte de eso, como el tiempo estaba tan clemente los de Cross Med (que es como nuestro Salvamento Marítimo) se pasaron todo el día llamando uno por uno a los megayates presentes por la zona para someterles al mismo interrogatorio. Primero le localizaban por el canal 16, y cuando respondía le pasaban a otra frecuencia de servicio. Entonces les preguntaban, en inglés, por su puerto de procedencia, el de destino, y el número de personas a bordo, y se despedían. Era como un profesor pidiendo a todos sus alumnos que le recitaran una lección, pero que contestaban sin chistar. Creo que si les hubieran preguntado si iban en bañador o en pareo se lo habrían contestado igual. Supongo que será para evitar el contrabando y para tener el control en sus aguas de esos barcos faraónicos que pueden dedicarse a cualquier tráfico ilegal.

En Saint-Tropez nos quedamos dos días, el primero en la marina de Cogolin, que era  más barata, y el segundo fondeados en la bahía, de donde te puedes marchar sin tener que meter la mano en el bolsillo antes de desamarrar.


Ver entradas del 29 y 30 de junio de 2016.

jueves, 17 de noviembre de 2016

Dibufirma de La Rague.

Hola navegantes.

Al salir de Niza, la primera navegación con mi amigo Daniel Tribaldos, pensábamos ir por lo segado y hacer una jornada corta, pero la meteorología dictó lo contrario. Queríamos ir a un puerto en el entorno de Cannes, unas 15 millas, que en condiciones normales nos habríamos hecho en tres horas. Pero salió un Suroeste (justo de morro) de fuerza 5 que nos obligó a una larga ceñida con el barco sin dejar de chocar con las olas, retumbando como la piel de un  tambor. Ya se sabe que la ceñida, por su recorrido en zigzag y por llevar el viento y las olas de frente, multiplica la distancia por dos y el tiempo por tres. Finalmente nos hicimos 33 millas en lugar de las 15 previstas y tardamos casi ocho horas en lugar de las tres previstas. ¡Vaya estreno para que Daniel se amarinara!

Por si fuera poco acabamos en La Rague, un puerto anodino debajo de las vías del tren, alejado de cualquier núcleo de población. Una mala elección motivada por las circunstancias. Es feo de narices, con un acueducto de seis arcos del ferrocarril que sobrevuela el espacio de la marina. Cada pocos minutos pasaba un tren estruendoso a toda velocidad, aunque la verdad, debíamos estar tan cansados al irnos a dormir que ni nos enteramos. Si le hago la dibufirma es porque ya me he picado con hacer una de cada escala, no porque lo valga.

El día siguiente iríamos a Saint Tropez, y eso lo compensó.


martes, 15 de noviembre de 2016

Presentación en Madrid.

Hola navegantes.

Voy a presentar en Madrid el libro titulado “Santander-Bretaña-Santander en el Corto Maltés, un velero de 6 metros”. En él cuento la navegación que durante 3 meses realizamos en el verano de 2015 a Bretaña, llena de anécdotas y de sitios maravillosos y poco conocidos, y en la que nos metimos además por cuatro ríos de la fachada atlántica de Francia.

Será en la librería Robinson (Calle Santo Tomé 6) el lunes 21 de noviembre  a las 19:30. Me encantaría que pudierais acudir, y si queréis que me ayudeis a difundirlo reenviándoselo a vuestros contactos que pudieran estar interesados en la navegación y los viajes de aventura. La imagen que sigue puede reenviarse por wasap. Gracias.


lunes, 14 de noviembre de 2016

Dibufirma de Niza.

Hola navegantes.

El día siguiente llegamos a Niza a las 19 h., donde nos quedamos 48 h. para el cambio de tripulación. Recorrimos el famoso Paseo de los Ingleses, que es largo como un día sin viento y va paralelo a la playa. Aunque sea una única playa, está subdividida en sectores arbitrarios, cada uno con su elegante nombre, de manera que en los planos turísticos parece haber 19 playas en vez de una sola. ¡Así cualquiera!. Me pareció un truco pueblerino para darse importancia. La nuestra de Somo, frente a Santander, tiene los mismos 5 kilómetros y no la rebautizamos cada 250 metros. Quién nos iba a decir que escasamente dos semanas después sería el trágico escenario de un ataque terrorista.

Fuimos a ver el Monumento a los Caídos, un cenotafio impresionante de más de treinta metros de alto, que parecía la boca de un túnel excavada en la roca de un acantilado de la Colina del Castillo, mirando al mar. Lo habíamos visto desde el mar y nos referíamos a él como “ese túnel de la carretera” hasta que lo vimos de cerca y supimos lo que era. Recuerda a los hijos de Niza víctimas de la Primera Guerra Mundial. Son tres arcos superpuestos en cuyo centro un bloque con columnas enumera alguna de las grandes batallas, y en su base puede leerse esta inscripción:

 “La ciudad de Niza a sus hijos muertos por Francia. Acordaos de las obras que nuestros padres han acometido en su tiempo y recibiréis una gloria y un nombre inmortales”.

Es una pena que una frase tan grandilocuente y vacía de lógica estropease ese monumento. ¿Gloria y nombre inmortales por acordarte de lo que hicieron tus antepasados?. Poco mérito me parece para tanta trascendencia como te prometen. Mucha gente con grandes méritos, descubrimientos o logros cae en el olvido de sus conciudadanos a los pocos meses de morir.


Ver entradas del 25 y 27 de junio.

jueves, 10 de noviembre de 2016

Entrevista en Onda Cero.

Es sobre el libro de la navegación a Bretaña y podéis escucharla aquí:


https://www.dropbox.com/s/9bob5tqa5wrmhem/record_161110-0914.mp3?dl=0

El locutor anuncia la presentación a las 10:30 por error. En realidad es a las 19:30. Un saludo

miércoles, 9 de noviembre de 2016

martes, 8 de noviembre de 2016

Dibufirma de Imperia.

Hola navegantes.

Salimos del puerto gafado de Finale Ligure hacia Imperia y por el camino paramos en la Isla Gallinara. Es privada, de unos 300 metros de diámetro, con un muellecito en el que al parecer no ponen inconveniente a que los yates lo usen por la noche o en casos de dificultades en la navegación. Debe su nombre a las gallinas salvajes que vivieron en el pasado. Desde el muelle una persona nos vigilaba con los prismáticos. Ni era de noche ni estábamos en dificultades de navegación, así que nos pareció mucha cara dura entrar haciéndonos los despistados. Contorneamos la isla y con los prismáticos vimos las edificaciones que tiene: una casa señorial, una iglesia, una torre, y la casa en el puerto para los guardas. Lo más sorprendente, aunque nos enteramos más tarde al volver a Santander, es que también allí hay un Cristo sumergido (44º 1,41’ N; 8º 13,63’ E). Se colocó en 1998,  a 18 metros bajo el agua. Debimos pasar por encima de él sin saberlo, igual que nos pasó la primera vez en San Fructuoso. ¡Qué pena!.

 Por la tarde llegamos a Imperia. Es una unión de dos pueblos, Oneglia y Porto Maurizio,  separados por un río pero que ya son una única aglomeración urbana. El río, con el pomposo nombre de “Impero Torrente”, es en realidad un cauce de agua ridículo al que le sobran casi todas las letras de su nombre, porque antes de llegar al mar es detenido por la arena de la playa y el poco agua que lleva se filtra por debajo de la arena para, se supone, alcanzar el mar. Estaban de fiestas y hubo fuegos artificiales.


Ver entrada del 24 de junio.



lunes, 7 de noviembre de 2016

Sembrando la semilla.

Claro, intentando que comprendan desde pequeños lo que es la vela de crucero y desmitificarla como deporte de millonarios. Esta vez me invitó el Colegio José de Escandón, de Soto de la Marina, a través de una de nuestras grumetillas, Susana, que estudia allí. Les conté anécdotas de la vuelta a España y, sobre todo, de la más reciente navegación a Bretaña con el Corto Maltés. Les conté especialmente las características de la navegación en los lugares de bajamares enormes, como la bahía de Arcachón, que se seca en sus cuatro quintas partes al retirase la marea y el barco se queda apoyado en lo que antes era el fondo del mar. O el paso de Gois, esa carretera que une la isla de Noirmoutier con el Continente, y que cuando sube la marea queda cuatro o cinco metros bajo el nivel del mar y se puede navegar por encima de donde antes circulaban los coches. O el espectáculo del río Loire, con  sus corrientes de marea de hasta 9 nudos y las sorpresas que te depara su cauce. Y luego, ¡qué tios!, no paraban de preguntar. Una reunión muy agradable y productiva.


sábado, 5 de noviembre de 2016

Dibufirma de Finale Ligure.

Hola navegantes.

Después de otros acaecimientos llegamos a Finale Ligure, un nombre que se presta a confusión porque allí no finaliza la región italiana de Liguria sino en la frontera francesa, más de cien kilómetros al Sur. No conseguí averiguar por qué se llama así. Entramos a las 19:30 sin haber comido (no se podía por la escora y los pantocazos) después de haber hecho 38 millas en unas 10 horas. Aunque no fue una entrada para tirar cohetes, llegamos muy satisfechos de la navegación. Está junto a una larga playa que le está colmatando de arena. En el muro del espigón del Sur pudimos ver dos carteles enormes, uno en inglés y otro en italiano, que decían:

“PELIGRO. BANCO DE ARENA. Profundidad máxima 2,00/2,30 metros.
Mantenerse en el centro del canal”.

O sea, había perdido más de un metro de calado en el último año (nuestra Guía Imray 2015 daba un calado de 3,5 metros). Creo que tengo ya bastante carretera, pero nunca había visto carteles similares a la entrada de un puerto y obviamente los pusieron por ser conscientes de la diferencia entre el calado real y lo que marcan las guías náuticas. Con un barco más grande no habríamos entrado.


Ver entradas del 21, 22 y 23 de junio.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Con descuento.

Hola navegantes. La editorial ExLibric, que ha publicado el libro de la navegación a Bretaña en el Corto Maltés, me ha ofrecido un descuento promocional del 15% para los primeros que lo soliciten en la web. Se entra en la imagen del libro en la columna derecha del blog, y después de seleccionar el libro, al ir a pagar hay una casilla que dice "cupones". Allí hay que poner:

#cortomaltesbretaña

 y dar al "ok". Entonces se aplica el descuento.


Dibufirma de Portovenere.

Hola navegantes.

En Pisa embarcó mi amigo Fernando Pascual para acompañarme las siguientes etapas.  La primera nos llevó a Portovenere y la sorpresa fué la tarifa de temporada alta, 79 euros por noche, algo prohibitivo y el récord de este viaje. No dijimos nada pero qué cara se nos pondría que la responsable de la Capitanía nos dijo que como la franja era para los barcos menores de 10 metros y al nuestro le falta mucho para esa talla, nos lo dejaba en 50, que si nos parecía bien. Una curiosa subasta a la baja en la que sólo participaba la que iba a cobrar. Y un ejemplo de que los barcos pequeños caemos bien. Nos consolamos cuando nos dijo que un megayate pagaba cerca de 1.400 euros por noche, y sólo por el sitio porque obviamente esos no bajan a ducharse o al baño a los aseos del puerto.

Nos acercamos a la otra marina que hay en Portovenere, el Pontile Ignazio, para preguntar sus tarifas y comparar. Son cuatro simples pantalanes sin espigones de protección, creo que sin ningún servicio, y esperábamos que fuera más barata. Aquello estaba muy desangelado, sin nadie en los pantalanes ni un edificio de oficinas donde preguntar. Nos dirigimos a uno de los bares de la zona y nos dijo que lo gestionaba un tal no recuerdo, que no tenía horario fijo de permanencia y que a lo mejor tal vez más tarde pasaba por el bar. Con tantas buenas referencias decidimos quedarnos donde estábamos.


Ver entrada del 20 de junio.

martes, 1 de noviembre de 2016

Dibufirma de Pisa-Boccadarno.

Hola navegantes.

Finalmente pudimos salir de Cecina y llegamos a Pisa. Antes pasamos por la Torre Meloria, construida en la Edad Media en unos bajos en mitad del mar y que allí sigue. Fue el escenario de dos batallas navales, una en 1241 entre el emperador Federico II que se apodaba “Stupor Mundi” (“Estupor del Mundo”, vaya humilde) y una escuadra genovesa. En Pisa nos introdujimos por el río Arno. El Navionics advertía del riesgo de unas redes colgadas sobre las orillas del río:

“Hay unos cables tendidos a través del río, y de ellos hay unas redes suspendidas... usualmente el pescador las saca del agua cuando ve acercarse a un yate-”.

Por si fuera poco, según el Navionics había un puente a una milla y media de la desembocadura, que no figuraba en la Guía Imray ni en Google Earth. El programa Navionics admite comentarios de los usuarios y un italiano había puesto:

“Non esiste questo ponte ¡!!!”.

 ¡Mi madre!. ¿Os imagináis ir navegando con los problemas que ya de por sí tiene embocar un río, con fondos  de uno o dos metros, una corriente en contra de tres nudos, unos cables tendidos sobre el cauce, los pescadores sacando las redes cuanto te ven acercarte, y un puente fantasma que no sabes si existe o no?. Había que echarle valor para meterse en aquel paso malsano,  lo hicimos con todas las precauciones, y eso nos permitió disfrutar de un paisaje maravilloso que parecía un trozo del camino a la eternidad. Pero el día siguiente el viento del Oeste convirtió aquél sitio paradisiaco en un auténtico infierno.

Ver entradas del 16, 17 y 18 de junio de 2016.

lunes, 31 de octubre de 2016

Dibufirma de Cecina.

Hola navegantes.

Retomando los recuerdos de la navegación a la Isla de Elba este verano, le toca el turno a la vuelta al Continente desde el archipiélago toscano. Estuvo marcada por una de esas calamidades que nunca creemos que nos pasarán a nosotros, y que me hacen repetir que en este viaje Murphy nos pisaba los talones. Ya en altamar me volví a quedar con el Navionics en blanco, sin cartografía, y salvó la situación  que Nacho me había dejado un teléfono viejo, que lleva de reserva en su barco, sólo con el Navionics. Aunque era una versión antigua fue suficiente para llegar a puerto.

El día siguiente volvió el mistral y nos quedamos dos días retenidos en Cecina, un puerto sin terminar en la desembocadura de un río, alejado de todo. Nos levantamos con intención de seguir, pero soplaba con fuerza 6 y rachas de 7 y casi daba ternura ver allí refugiado al Corto Maltés con las velas plegadas como las alas de un pájaro descansando después de una tormenta. El mar estaba lleno de borreguitos y de espuma, y las olas resollaban al llegar a la orilla como un anciano con asma. No quedó más remedio que hacer el plan B y nos fuimos en tren a visitar Florencia.



Ver entradas del 13, 14 y 15 de junio de 2016.