Visitas al blog:

martes, 16 de enero de 2018

Las dibucartas de "Santander-Bretaña-Santander en el Corto Maltés", de regalo con el libro.

Hola navegantes.

El libro "Santander-Bretaña-Santander en el Corto Maltés, un velero de 6 metros", en el que cuento nuestra navegación a Bretaña en 2015, está ilustrado con 26 dibucartas. Son textos que se van retorciendo y cambiando el tamaño y la inclinación de las letras hasta convertirse en un dibujo. Cada capítulo tiene una, y en ella se cuenta la anécdota más curiosa o lo que más nos impresionó en cada capítulo o en cada etapa.


Esas 26 dibucartas las tengo guardadas de recuerdo, y ahora voy a regalarlas, una con cada libro que me pidáis a través de mi correo (alvarogaledo@gmail.com) hasta que se me acaben. Sirven de marcapáginas y de recuerdo, y convierten el libro en un regalo más original y valioso.

¡Salud y millas!.

domingo, 14 de enero de 2018

Vuelta a Francia: cartografía electrónica y otra bibliografía.

Hola navegantes.

Dentro de los preparativos cobra especial importancia la cartografía. Hoy voy a comentar la electrónica. He adquirido el cartucho de Navionics Gold XL-9-46XG de Europa y Norte de Africa para el plotter, que cubre una gran parte de Europa, entre otros paises toda Francia. Es el mismo que el año pasado en Elba me jugó una mala pasada, porque si os fijáis termina en mitad del golfo de Génova. Yo iba confiado en que incluía toda Italia y nos quedamos sin cartografía en mitad del mar.


A raiz de ese incidente me suscribí a Navionics, una cartografía electrónica que puedes usar en el móvil, la tablet o el ordenador. Yo la llevo en el móvil como solución de respeto si me falla el plotter, porque el móvil no está adaptado al medio marino, no es estanco, y a base de usar la cartografía te puede dejar sin batería o sin espacio de almacenamiento en el momento más inoportuno. Y en un imprevisto se te puede caer el teléfono al agua. En color claro la parte que llevaré descargada:


 Además me he descargado de Vois Navigables de France la cartografía de su red de canales navegables, que es como una tela de araña con un entramado que coge Bélgica, Alemania y Holanda por lo menos. Luego todo confluye en el Río Ródano para bajar al Mediterráneo. Fijaos que hay un ramal que parece permitir la llegada a Paris, ya os contaré si finalmente lo conseguimos o no:



Naturalmente, para las aguas interiores de Francia habrá que desarbolar. No sé exactamemnte a qué altura, ni si podremos hacer una parte de los canales a vela. Por lo menos en Holanda y Bélgica sí que se puede.


Además he empezado a recopilar los artículos de Voiles et Voiliers de cuando sus reporteros dieron la vuelta a Francia en un Sun 2500, que generó diversos reportajes en el año 2006. No fue la misma ruta que vamos a seguir nosotros, porque ellos se limitaron a la fachada marítima de Francia, o sea, La Mancha, el Atlántico y el Mediterráneo, saltando de uno a otro por carretera. Nosotros vamos a intentar dar una vuelta circular que deje toda Francia,  o la mayor parte posibe de ella, por nuestro costado de estribor:





También llevaré la cartografía en papel, los famosos libracos de las Guías Imray, de los que hablaré otro día.

sábado, 13 de enero de 2018

Cruzar un Océano... marcha atrás.

Hola navegantes.
Cruzar el Atlántico en un vela ligera, a remo, a la "godille", en tabla de surf, ¡hasta nadando!. Pues si creíais que lo habíais visto todo atención a éstos que quieren cruzarlo en marcha atrás:

http://www.oceanscanner.fr/

La idea ha surgido de un grupo polifacético de marinos, investigadores, empresas y artistas, lo que desde mi punto de vista empieza a decir algo de la seriedad del asunto. La parte marítima consiste en atravesar el Océano en marcha atrás, con un velero que irá amarrado, como ancla de capa, a un contenedor que frenará su proa, de modo que hará todo el viaje "navegando" hacia su popa.



El proyecto "científico" consiste en un nuevo modo de estudiar los océanos, dejándose derivar por la corriente. La parte empresarial consiste en que diversas empresas utilizarán el proyecto para testar sus materiales. Y la parte artística, hacer una película sobre cómo se va creando un ecosistema en torno al contenedor que lastra el velero.



El conjunto saldrá en noviembre de 2018 de Canarias y derivará a la velocidad de un nudo hacia el Caribe, calculándose 4-5 meses para llegar. Los organizadores afirman que medirán la salinidad, oxígeno disuelto, clorofila, biomasa, turbidez, fluorescencia, microplásticos y contaminantes en todo el trayecto, como si fuera una novedad cuando en realidad se ha hecho miles de veces mediante otros navíos, boyas oceanográficas y hasta satélites, pero bueno... El velero no izará las velas para nada, irá derivando frenado por la masa del contenedor (de 6 metros), que a su vez irá frenado por una boya de señalización cuyo objetivo es que el contenedor no se atraviese.

 El velero irá tripulado por un equipo que se relevará cuatro veces en el trayecto, mediante otro velero acompañante. Los organizadores afirman que si tienen éxito repetirán la experiencia en otros Océanos. El que no corre vuela. A mi no me gustaría ser el dueño del velero, siempre con el temor de que en la bajada de una ola el contenedor se te venga encima por la proa, y haciendo 2.800 millas a reculones, con lo que eso hace padecer al timón. Pero el protagonista de todo, Jo Le Guen, un remero oceánico hiperconocido en Francia (también se ha dedicado a la política) ha debido encontrar un buen esponsor.

viernes, 12 de enero de 2018

El hombre-barco.

En el afán de simplificar al máximo los barcos, el irlandés Paul Boyton llegó al extremo de convertir su propio cuerpo en el casco de una embarcación. Nacido en Dublín en 1848, en su juventud participó con distinta fortuna en diversas guerras hasta que se instaló en EEUU en 1871. Allí consagró su vida a intentar demostrar la utilidad de los trajes de supervivencia estancos o "secos". Para ello diseñó uno que se podía inflar a voluntad en sus distintas partes, de manera que pudiera flotar en vertical (para comer, fumar o pescar) o en horizontal (para navegar). En la posición horizontal, de espaldas, podía desplazarse remando con una pagaya o utilizando una vela, cuyo palo envergaba en la suela de uno de los zapatos y dirigía la escota con las manos.


A remolque llevaba una barquita bautizada "Baby Mine", de unos 90 cm de eslora, donde llevaba un calentador de alcohol, los víveres, y demás equipo de supervivencia.


De esta guisa dedicó parte de su vida a intentar demostrar que con ese traje se podrían salvar los náufragos consiguiendo llegar a tierra por sus propios medios. Su primer intento fue desde el vapor trasatlántico "Queen's", desde donde pretendió saltar al agua a 250 millas de la costa. Fue sorprendido por el capitán, quien le impidió saltar y le tomó por loco. Pero después de dos días de discusiones técnicas le consiguió convencer, y finalmente le dejó hacerlo a 30 millas de la costa de Irlanda. Esa noche se desató un temporal que arrojó a 56 navíos contra los acantilados de la costa, y cuando todos daban a Paul por fallecido llegó sano y salvo a la orilla.

Después de este éxito pasó varios años haciendo demostraciones en distintos ríos de Europa y EEUU y cruzando el Canal de la Mancha. Para la travesía del Canal es cuando inventó añadir una vela al traje, envergada en una suela. Después de un intento fallido y muchas vicisitudes lo consiguió por fin en 1875, saliendo de Francia y llegando a Douvres tras una "navegación" a vela de 23 horas y media. Sigueron los descensos de los principales ríos de Europa, el Estrecho de Gibraltar y el de Messina.

En 1879 incrementó aún más su popularidad al adoptar Julio Verne en una de sus novelas el invento para salvar a los protagonistas de "Las tribulaciones de un chino en China", y bautizando al traje estanco como "el aparato Boyton". Su popularidad llegó al terreno militar. Él mismo había postulado su traje como el medio perfecto para pegar minas en el casco de los barcos enemigos, y en 1880 Perú le ofreció dinero por hundir tres barcos de guerra chilenos que bloqueaban uno de sus puertos (100.000 dólares por el primero, 125.000 por el segundo y 150.000 por el tercero). Aceptada la misión fue detenido y condenado a muerte, aunque finalmente extraditado a EEUU. Allí terminó sus días creando y gestionando un circo donde hacía las demostraciones de su traje. Murió de neumonía en 1924 sin ver reconocido su invento, que no lo fué hasta un siglo después cuando el traje de supervivencia "seco" se hizo obligatorio en los navíos de comercio.

En resumen, un visionario un poco locatis que se adelantó un siglo a sus conciudadanos. Información obtenida de la revista Voiles et Voiliers de enero 2018.

jueves, 11 de enero de 2018

Un cuaderno de bitácora vacío, o ¡qué nervios!.

Una de las emociones de los preparativos de una nueva navegación es hacerse el cuaderno de bitácora que vamos a utilizar. Ese montón de páginas en blanco es como una alegoría de la vida misma: un futuro incierto, aún por escribir, con tantas posibles sorpresas, buenas y malas, que en cierto modo da hasta miedo enfrentarse a él. Luego poco a poco se va calentando, sus páginas van cobrando vida, cargándose de anécdotas y envolviéndote en su vorágine. Termina siendo un compañero de navegación más, muy fiel eso sí, el que sustituye a la electrónica cuando falla, el que mantendrá el recuerdo detallado de tántas jornadas de navegación donde los nervios no te dejan apreciar lo bonito que vas descubriendo pero sabes que ahí se queda escrito, para disfrutarlo en el futuro. Os recomiendo vivamente que lleveis un cuaderno de bitácora, incluso en las navegaciones cercanas y aparentemente rutinarias. Seguro que en el futuro lo agradeceréis.




Yo lo utilizo también para tomar perfiles de la costa y de las islas por las que pasamos (por puro gusto, no creo que en el futuro vaya a usarlos para navegar) y para que me lo sellen en las capitanías, como recuerdo de mi paso por los distintos puertos.




miércoles, 10 de enero de 2018

La lupa de relojero, o el demonio está en los detalles.

Hola navegantes.

En la vuelta a Francia este  verano, y especialmente en el Canal de la Mancha, vamos a tener que volver a lidiar con las corrientes de marea, que arrasan aquellas costas con la regularidad de un metrónomo y la fuerza de una apisonadora.

Volveremos a depender de “las flechitas”. Son una cartografía específica que se usa en Bretaña y que indica la corriente de marea en cada hora con relación a la pleamar en un sitio dado. Consiste en 13 imágenes, desde 6 horas antes de la pleamar y hasta 6 horas después, más una en la estoa de la pleamar, llenas de flechitas y numeritos. Cada flechita marca la dirección de la corriente a esa hora, y es de lo más variopinto porque lógicamente se recurva según los accidentes geográficos de la costa. Encima de la flechita hay cuatro dígitos. Los dos primeros indican la intensidad de la corriente, en nudos, en una marea muerta, y los dos últimos en una marea viva. En ambos casos hay que añadirles una coma, o sea, si está escrito “17” significa “1,7 nudos”. Para complicar más las cosas algunas guías usan la notación al revés, los dos primeros dígitos correspondiendo a una marea viva y los dos últimos a una marea muerta, pero eso no es importante porque salta a la vista cuál es cada una. Y otras refieren las horas de marea a la bajamar en vez de a la pleamar. En resumen, que hay que leerse la letra pequeña antes de interpretarlas, sin duda.

Lo malo es que los números que marcan la intensidad de la corriente están en un tamaño de letra minúsculo, y claro, en los libros no puedes hacer zoom como en el ordenador. Pero fijaos la diferencia que puede conllevar un pequeño error de lectura. En la primera foto podéis ver las flechitas 2 horas antes de la pleamar en Cherburgo. Al Este de la isla de Alderney la corriente de marea es de 8,4 nudos, y al Oeste de1,9. ¿Bonita diferencia, no?.




Para  evitar errores me he comprado para este viaje una lupa de relojero, de esas monóculo que se sujetan con los párpados.Te permite ver bien los detalles y a la vez utilizar las dos manos para manejar el transportador o el compás, o el lapicero. No os quepa duda, por el Canal de la Mancha será una navegación de libros, de tablas, de sujetarse la barbilla con la mano y de llevar el lápiz en la oreja. Como dijo alguien con mucha carretera, salir de viaje en un velero no son unas vacaciones, es un nuevo oficio.






martes, 9 de enero de 2018

El calefactor.

En la vuelta a Francia este verano vamos a navegar por latitudes más altas de las que hemos llegado nunca, concretamemnte a más de 51º de latitud Norte. A ello se junta que me estoy haciendo un friolero patológico por momentos, y se empeora por los kilos que suelo perder en las navegaciones largas. Para combatir el frío por las noches hemos comprado una calefactor eléctrico que será también muy útil para que la ropa mojada se nos pueda secar. No es algo muy marinero, pero os aseguro que es enervante no conciliar el sueño por el frío, como nos pasó muchas veces en la navegación a Bretaña en 2015. Y peor aún tener la ropa mojada y ver que no hay forma de que se seque. Con el calefactor por lo menos los días que durmamos en una marina descansaremos a gusto y se nos secará la ropa. Y tened en cuenta que navegando por el extranjero vamos más a las marinas que en España.

El mismo calefactor sirve de ventilador, y nos vendrá muy bien en las etapas de vuelta por el interior de Fancia, seguramente en agosto, cuando naveguemos por los ríos y canales bajo la canícula veraniega.


lunes, 8 de enero de 2018

La vuelta a Francia del Corto Maltés.

Hola navegantes.

En verano de 2018 vamos a intentar dar la vuelta a Francia en el Corto Maltés, subiendo por mar y bajando por los canales y el Río Ródano. Costear el Golfo de Vizcaya, con derivaciones para meternos por los ríos que no conocimos en la navegación de 2015. Parada en la Rada de Brest,una ría más grande que la de Arosa, y navegación por sus dos ríos navegables, el Elorn y el Aulne. Paso del Finisterre francés para entrar en el Canal de la Mancha, con paradas en las islas inglesas de Guernsey y Jersey (técnicamente tocaremos el Reino Unido). Entrada a las aguas interiores de Francia por Dunquerque, cerca de la frontera con Bélgica. Paso por París, donde esperamos poder hacernos fotos con el Corto Maltés bajo la Torre Eiffel. Descenso hasta el Mediterráneo por los canales y el Río Ródano. La ruta de vuelta a Santander dependerá de cómo vayamos de tiempo. Si podemos remontaremos el Canal de Midi hasta Burdeos para bajar de nuevo por Las Landas, y si no cogeremos un camión en Cataluña.

En total unas 2.500 millas. Poco a poco os iremos contando los preparativos.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Sálvora, diario de un farero.

Hola navegantes.

En la vuelta a España y en la navegación de este verano a las Rias Bajas hemos recalado en la isla de Sálvora, a la entrada de la ría de Arousa, y en nuestras tres escalas hemos conocido a sus fareros. Es una isla deshabitada y uno de los paraisos de la vuelta a España. Forma parte del  Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia,  un grupo de islas entre las rías de Arousa y Vigo. Los acantilados, los matorrales, las dunas y las playas, y sobre todo los distintos fondos marinos, crean una gran variedad de ecosistemas en estas islas y las aguas que las rodean. Las islas de Sálvora, Ons y Cíes se sitúan en la entrada de las rías de Arousa, Pontevedra y Vigo respectivamente, mientras que la isla de Cortegada está en el interior de la ría de Arousa.

Las cuatro islas han pasado por situaciones similares debido a su relativa proximidad y la cercanía a la costa: ocupación por órdenes monásticas en la Edad Media, propiedad de la Iglesia, de distintos nobles, atacadas por invasores que las usaron como base de sus incursiones a la costa, establecimiento de empresas de salazón, etc. Las Cíes y Ons son las más visitadas por el turismo (más de 200.000 personas cada año) por tener un servicio regular de transporte de pasajeros y algunos residentes permanentes. Por el contrario Sálvora es la más inaccesible y la que menos visitas recibe, está deshabitada salvo por la presencia del torrero del faro y un guarda, y no tiene conexión regular de pasajeros con la tierra firme. En la Edad Media se utilizó como base de ataques invasores de vikingos, sarracenos, etc. La Iglesia entregó la isla a Marcos Fandiño Mariño a mediados del siglo XVI. En 1770 se instaló una fábrica de salazón de pescado y en 1789 una pesquería de atún. Estas empresas hicieron que gente de la costa poblara la isla. El Estado la expropió en 1904 por motivos de defensa, y mantuvo presencia militar hasta 1958. Cuando el ejército se retiró los antiguos propietarios recuperaron la isla, pero los habitantes se marcharon poco a poco buscando mejores condiciones de vida, el último en 1972. En la isla hay rebaños de caballos y ciervos en libertad (introducidos para luego cazarlos), infinidad de conejos, aves rapaces, etc.

Se desembarca en la Playa del Castillo, adornada con algunos cañones y sobre todo con la escultura de piedra de una sirena de unos 3 metros de alto. La erigió la familia que poseyó la isla por una leyenda familiar. La isla sólo puede recorrerse andando. Ambos lados de las pistas están llenos de grandes rocas de granito redondeadas y con formas curiosas, a algunas de las cuales han dado nombre propio según la imaginación del que las bautizó. Se ven las manadas de caballos en libertad y, si tienes suerte, las de ciervos. Tiene varias fuentes de agua potable, lo que permitió que durante años existiera un asentamiento humano y ahora se conservan los restos de ese poblado en buen estado, con algunos hórreos todavía en pie.

El faro es muy característico, con bandas blancas y rojas en la torre y el edificio de viviendas de los fareros cuadrangular. El faro nuevo se construyó en 1921 para sustituir al anterior y añadirle altura. Cuando se construyó tardaron años en darse cuenta de que unas rocas dificultaban su alcance en el sector Noroeste, por lo que posteriormente hubo que volar toneladas de piedra quedando una zona recortada como una meseta artificial, dando un aspecto “raro” a la línea de costa que no se comprende hasta que te lo explican. El dificio anexo al faro es como un museo de cosas del mar y fotos y objetos antiguos del servicio del faro.

Uno de los fareros que conocimos, Julio Vilches, acaba de publicar un libro con la historia de su vida en la isla desde 1980, en que tomó posesión de su plaza, hasta este año en que se ha jubilado y el faro ha pasado a ser automático, sin necesidad de presencia humana. Una vida ajetreada en esa comunidad de bolsillo, con muchas visitas de amigos hippies en los años 80, algunos romances como el que le llevó a conocer a su mujer, también farera, el nacimiento de sus dos hijas y la vida con ellas en la isla, y algunos dramas como su separación final por exceso de convivencia, el suicidio de una novia, accidentes, travesías por mares tormentosos para los cambios de turno de los fareros, encontronazos con los antiguos dueños de la isla que eran de mentalidad muy opuesta a la de los fareros, "mareas rubias" (arribazón a la playa de cajas de tabaco rubio abandonadas por contrabandistas) etc. Una lectura muy amena para estos dias de invierno y un acicate para los navegantes, que sin duda van a terminar el libro deseando ir a conocer esa islita maravillosa.



En las últimas fotos, nuestro paso por Sálvora, con la sirena de los Mariño y el Corto Maltés al fondo en el muelle de desembarco.




Por cierto, una de las anécdotas más graciosas cuando los hijos de los marqueses descubrieron a unas amigas de los fareros en top less, los propietarios intentaron tomar represalias, y como "venganza" los amigos de los fareros le pintaron a la sirena un sujetador verde. Si no se permitía el top less, no se permitía.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Carpe Diem en Huelva.


Hola navegantes.

Unos compañeros navegantes de Huelva están intentando organizar la actividad "Carpe Diem" de vela solidaria en aquel puerto, para enseñar a navegar a vela a niños de oncología. Si algún lector está interesado en participar que me escriba un privado a alvarogaledo@gmail.com para explicarle el proyecto y ponerle en contacto con los compañeros de Huelva. Necesitamos tanto capitanes y barcos como médicos y enfermeras.

Salud y millas.



miércoles, 27 de diciembre de 2017

Un mensaje.

Escrito por un chico de 27 años que falleció de leucemia unas semanas después, y del que hablé en una entrada anterior.

"¿Cuál es el trabajo de mi vida?

Soy un chico fácil que le gusta y disfruta con casi todo de la vida (ya que pienso que la vida es maravillosamente hermosa, con sus luces y sus sombras) pero nunca he tenido clara una vocación de trabajo, lo cual dificulta mucho el tomar un camino, ya que va a implicar un esfuerzo tan grande, que si no estás muy convencido de ello, pues no vas a dar el paso, xq no sabes
con seguridad si es tu camino...

En ese punto me encontraba yo despues de haber terminado la carrera de Magisterio, haber pasado 1 año en Inglaterra, trabajando cuidando niños con autismo severo y tras 2 años y medio que llevo para curarme de una leucemia. Ahora que gracias a Dios y a mi querido hermano Javier sigo vivo, y poco a poco, intentando llevar una vida lo más normal posible, es aquí donde me llegó otra vez la pregunta.... y yo en qué quiero trabajar? 
Qué trabajo pienso me va a hacer más feliz? Etc... 

Entonces como años anteriores no encontré con seguridad qué camino tomar, ya que me gustan muchas cosas, pero luego pienso... pero me gusta tánto como para dedicarle todas las horas que requiere un trabajo.... ??? Ufff... otra vez indeciso, sin saber qué camino
tomar en mi vida, vuelta al punto de partida!!....

 Entonces, de repente, encontré la solución al "trabajo" de mi vida y este se llama Ser Feliz y Amar. Yo sabía que era un trabajo de jornada completa, pero no me importaba, 
yo quería ese trabajo, así que como hacen falta muchos trabajadores, 
pues directamente me apunté al puesto y me puse a trabajar. Todos los días, desde que me despierto hasta el día siguiente que me vuelvo a despertar, estoy trabajando en la empresa "Ser Feliz y Amar". Y a partir de aquí, ya que vivimos en un mundo en el que hay que ganar dinero, pues me cogí un segundo trabajo, pero sin la preocupación de que no vaya a ser 
el trabajo de mi vida, ya que el trabajo de mi vida es Ser Feliz y Amar y con 
ese trabajo voy a ser feliz en cualquier otra profesión del mundo, ya sea cartero, 
o dependiente, bombero, maestro, médico, abogado o incluso astronauta, ya que sé que mi principal trabajo es Ser Feliz y Amar."

Hasta aquí su mensaje. Lo dejo así, pelado de literatura y en toda su crudeza sabiendo el desenlace, para que pensemos en todo lo que tenemos y no solemos apreciar.

viernes, 22 de diciembre de 2017

El Atlántico en solitario con hemiplejia.


La Ruta del Ron es una regata transatlántica en solitario, sin escalas y sin asistencia, que tiene lugar cada 4 años en noviembre entre Saint-Malo, Bretaña, y Pointe-à-Pitre, Guadalupe. ¡Cruzar el Atlántico en solitario!. Es uno de los grandes retos a los que puede enfrentarse un navegante a vela. Pues en 2018 contará con un participante atípico. A los 55 años Jean-Marie Cahn, profesor de educación física, sufrió un ictus que le dejó hemipléjico (paralizado medio cuerpo). La vela le ayudó a superar la desgracia y a superarse a sí mismo. Ha conseguido participar dos veces en la vuelta a Bretaña en solitario, sin buscar un récord ni un cronómetro sino con el objetivo de sensibilizar a la población acerca del ictus (accidente cerebro-vascular o ACVA). Pues ahora apunta más alto intentando finalizar esta travesía en la que nada amuebla el horizonte durante 3 ó 4 semanas. Lo hace con el visto bueno de sus médicos y de la Federación Freancesa de Vela, y actualmente está buscando patrocinadores.

A  los que como él han sufrido un ictus quiere transmitirles que pese a los pronósticos pesimistas (si, a veces los médicos también nos equivocamos) y con una voluntad a toda prueba, es posibe retomar las riendas de tu vida y elaborar proyectos ambiciosos, a la vez que haciendo una bonita labor de salud pública. Desde aquí le deseamos lo mejor en la vida, y que consiga tomar la salida de la regata y finalizarla sin incidentes.

 



jueves, 21 de diciembre de 2017

Dibufirma del Furia 372 "CORSARIO I":


domingo, 17 de diciembre de 2017

Dibufirma del Oceanis 393 "ALVARO".

Esta se la dedico a un chico de 27 años al que no conocí, casualmente tocayo mío. Su familia va a intentar superar el inmenso dolor de su pérdida organizando una actividad como la nuestra de Carpe Diem en Huelva. Vamos a darles todo nuestro apoyo, a ver si lo consiguen.


miércoles, 13 de diciembre de 2017

lunes, 11 de diciembre de 2017

Un recuerdo...

 De "La sonrisa de Mikel. Dibupoemas de supervivencia":

ATENTO MALTÉS.

“Atento Maltés, atento Maltés, para Amazona”
repetía la radio del barco con voz machacona.

Yo, que ya conocía ese saludo estrafalario,
sacaba la cabeza por el tambucho para ver a Mario.

Y allí estaba sonriente en su barco pequeño y azul marino,
ajeno a la crudeza de la geografía de su destino,

pendiente de la vela, del rumbo, la radio, la cacea,
de que no se fuera al agua uno de la patulea.

Sólo ha pasado un año desde los hermosos días
en que navegábamos por los estuarios y por las bahías

con los barcos cargados de mochilas, de gafas submarinas,
y de niños marcados por los bisturíes y las medicinas.

Sólo un año desde el último precioso veraneo,
el último que oyó el silbido de la jarcia, el guadralpeo

de una vela, el chocar contra el mástil de una driza
o el runrún de la olita que se forma detrás de una baliza.

Nada más que un año y se acabaron para él los galanteos,
las siestas, el farniente, los desembarcos, los fondeos,

los mensajes cruzados por la radio, el marisqueo...
todo lo que atesoro de aquellos tiempos de ajetreo.

Ya no vemos en Puerto Chico su motocicleta...
todo, todo se lo robó el último golpe de claqueta.

Y ahora si consigo disfrutar de nuevas correrías,
navegar en días radiantes o hacer nuevas travesías,

me acordaré de él en el rincón de la bahía santanderina
donde volcaron las cenizas de mi amigo de la hornacina.

________________________________________________________


Y ahora el dibupoema:






domingo, 10 de diciembre de 2017

Dibufirma de Domingo.

Es para un conocido que está pasando por un momento difícil. ¡¡¡Ánimo!!!.



jueves, 7 de diciembre de 2017

Todos los vídeos de la navegación a la isla de Elba.

Hola navegantes.

 Durante las etapas con Nacho López-Dóriga, que tenía una mini cámara Gopro, grabamos unos vídeos que luego él editó y que os fuimos ofreciendo poco a poco en este blog. Son los de las  etapas de Marsella a Livorno, en la navegación de ida. Me han preguntado que dónde pueden visualizarse juntos. Pues están en Youtube con el título:

Viaje a la isla de Elba (Ep. 2)

Y los siguientes hasta el Ep. 17 (episodio 17).

El episodio 1, que corresponde a la carga del barco en el remolque en Santander, no lo hemos hecho público por si necesitamos utilizarlo en el juicio que tenemos pendiente con el transportista, por el accidente durante el transporte del Corto Maltés por carretera a Cataluña.

Espero que os gusten.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

El vídeo de la presentación, en Youtube.

Hola navegantes.

Los compañeros de la asociación Itsasamezten que me invitaron a Getxo han colgado en Youtube el vídeo de la presentación de "Un tripulante llamado Mutphy", la que les hice el 24 de noviembre. Podéis verlo aquí:

https://www.youtube.com/watch?v=S_hYCRJISWE

En la foto, el Corto Maltés en Sestri Levante, a finales de mayo, solos en un puerto precioso y con el amarre gratuito. Siempre que podíamos utilizábamos la "banquina di tránsito" en los puertos italianos. Y no nos arrepentimos.


martes, 5 de diciembre de 2017

Lo que puede "navegar" un pecio.

Hola navegantes.

Muchas veces los barcos se abandonan en un ataque de pánico, antes de tiempo. Muchos navegantes lo han hecho, han padecido grandes sufrimientos en la balsa salvavidas o han perecido, y meses más tarde aparece su barco flotando en cualquier costa como si nada. Se presiente que si no lo hubieran abandonado sus probabilidades de salir bien parados habrían sido mayores. Tal vez a ello contribuya el nombre de balsa "salvavidas" que induce a error, pues da una sensación de seguridad falsa debido a su precariedad. En realidad un barco sólo se debe abandonar si un incendio lo consume o si se ha hundido, pero no por ejemplo si ha volcado, si está boca abajo, si está inundado pero aún flota, si se le ha caido el palo, etc. En todas esas circunstancias en el barco hay más medios de seguridad, más comida, más ropa, más medios de pesca, más probabilidades de que te vean desde otro barco, etc, que en la balsa.


El "Illumia" es un velero que participaba en la regata trasatlántica en solitario organizada por el Royal Western Yacht Club y que se había dado por desaparecido el 11 de junio de 2017, después de que el italiano Michele Zambeti lo abandonase a 650 millas al Sudoeste de Terranova, después de 12 días de ragata. El velero había perdido su quilla, seguramente a consecuencia de un choque con un objeto flotando entre dos aguas. Se declaró una vía de agua y el navegante fue evacuado en helicóptero. Todos daban el barco por hundido, pero he aquí que ha aparecido el 28 de noviembre, 6 meses después, en una playa del Oeste de Irlanda. Por lo tanto el barco ha atravesado él solito todo el Atlántico Norte.

La lección a aprender, que los barcos aguantan más de lo que nos imaginamos y que siguen siendo un refugio seguro aunque estén medio ruinosos.


domingo, 3 de diciembre de 2017

Con una dibufirma original del libro de Murphy.

Hola navegantes.

El libro "Un tripulante llamado Murphy (Santander-Elba-Santander en el Corto Maltés)" tiene 52 dibufirmas, o sea, una silueta en forma de barco con el nombre de cada puerto de Cataluña, Francia e Italia en que recalamos. Los originales son dibujos a lápiz en formato 19 x 10 cm. A partir de ahora las 52 primeras peticiones del libro que reciba en mi correo (alvarogaledo@gmail.com) llevarán incluida una de estas difufirmas originales, que sirven de marcapáginas y de recuerdo. Puede ser un original regalo de navidad para alguien a quien le guste la navegación  o los viajes de aventura.


sábado, 2 de diciembre de 2017

Calcetines náuticos.

Hola navegantes.

Hay gente para todo. Como a algunos se les olvidan los colores de las boyas y balizas (verde a estribor, rojo a babor... o era al revés?) mirad lo que han inventado:


Un calcetín de cada color, para calzártelos a bordo, y si entrando a puerto te surge la duda, llevas la chuleta en los pies. Inaudito. Lo malo es que te confundas al ponértelos, o que en una travesía del Atlántico no te los cambies y al llegar a América... varada garantizada. Allí los colores de las boyas van al revés.

viernes, 1 de diciembre de 2017

Oferta de ExLibric.

Hola navegantes.

La editorial ExLibric me comunica que con motivo de la presentación de "Un navegante llamado Murphy (Santander-Elba-Santander en el Corto Maltés)" esta tarde en Santander, hace una oferta de 10 % descuento en otros dos de mis libros, concretamente los de poesía:



Se pueden adquirir en la página de ExLibric que se menciona en la oferta, o a través de la columna derecha de este blog. Al llegar a la "caja" hay que introducir el código de descuento en la casilla "Cupones" y dar al "ok".

Un saludo.

jueves, 30 de noviembre de 2017

Recordatorio de la presentación en la librería Estvdio.

Recordatorio de la presentación en la librería Estvdio:


miércoles, 29 de noviembre de 2017

Dibufirma del Oceanis 390 "AGUARELA".

Dibufirma del Oceanis 390 "AGUARELA":

lunes, 27 de noviembre de 2017

Dibufirma de Estvdio.

En agradecimiento a la librería Estvdio, que siempre me apoya en difundir las navegaciones del Corto Maltés desde Santander.


domingo, 26 de noviembre de 2017

Presentación de "Un tripulante llamado Murphy" en Santander.

Aquí os anuncio la presentación el viernes 1 de diciembre a las 19:30 h en  la librería Estvdio, de Santander (C/Burgos 5):


Como otras veces, la imagen se puede reenviar por wasap, por si me hacéis el favor de hacérsela llegar a los conocidos que puedan estar interesados. Y si alguien quiere el libro dedicado con una dibucarta o la silueta de su barco, que me lo pida en:

alvarogaledo@gmail.com

sábado, 25 de noviembre de 2017

La entrevista sobre Carpe Diem en Getxo y Santander.

Aquí está el podcast del programa de ayer de Roge Blasco "La casa de la palabra". Nuestro proyecto Carpe Diem vela solidaria, a partir del minuto 30. Un saludo.

http://www.ivoox.com/22272302

viernes, 24 de noviembre de 2017

Entrevista sobre el Carpe Diem de Getxo en Radio Euskadi.

Hola navegantes.

Esta tarde, con motivo de mi presencia en Getxo para presentar un libro, Roge Blasco va a entrevistar a Pedro Santisteban y Arancha Galarza, de la asociación  Itsasamezten, acerca de la actividad de vela solidaria Carpe Diem en Getxo, que ya se ha realizado dos años. Yo aportaré nuestra experiencia con esa misma actividad en Cantabria. Podéis oirlo en Radio Euskadi esta noche, a las 00 h, en su programa "La casa de la palabra", y desde fuera de Euskadi a través de la web en:

http://www.emisora.org.es/euskadi-bilbao/

Además dejaremos grabado un programa específico sobre nuestra navegación a Elba en el Corto Maltés en 2016, pero que se emitirá posteriormente. Cuando tenga fecha de emisión os lo comunicaré.

Con esta Dibufirma de “La casa de la palabra” agradezco a Roge y sus colaboradores el interés que manifiesta siempre por esta actividad solidaria y por nuestras andanzas en el Corto Maltés.




miércoles, 22 de noviembre de 2017

Un kit para adaptar un barco de vela ligera a parapléjicos y tetrapléjicos.



Se han desarrollado veleros de vela ligera especialmente adaptados para discapacitados, pero en este caso se trata de un kit que permire adaptar un velero ya construido. Está compuesto de varias piezas, incluyendo un bloque de control, un winchi eléctrico para la escota de la mayor, un jostik para manejar el timón, y una batería para moverlo todo. Se monta en media hora.


scantrut_mallette.jpg

Aparte de los mecanismos electrónicos, que van en una maleta, incluye dos asientos, uno para el monitor y otro para el paciente. Opcionalmente dispone de un casco y un dispositivo utilizable mediante el soplido para que también puedan navegar los que no pueden usar las manos (tetrapléjicos).

scantrut_bateau.jpg

El invento viene de Francia, con más tradición que nosotros en el deporte de la vela adaptada. Podéis ver un vídeo aquí:

 https://www.youtube.com/watch?time_continue=6&v=kS-mN1_NXik